TeChron GA

Redes 5G, ¿Está su salud en juego?

Redes 5G, ¿Está su salud en juego?

Mientras la ciencia avanza en busca de investigaciones concluyentes y los operadores piden inversión de los gobiernos para acelerar el uso de esta tecnología, las opiniones son encontradas.

Imagine poder descargar una película en 4K (alta resolución, parecida a la que se ve en el cine) en 25 segundos.

Esa velocidad es solo una de las promesas que hace la tecnología de conexión 5G: dice que será 10 veces más rápida que la 4G, usada por la mayoría en la actualidad. También quiere bajar la latencia, es decir, desaparecer esos segundos, y a veces minutos, esperando a que algo cargue; y que el problema de que muchas personas se conecten al mismo tiempo desaparezca.

Para lograrlo, 5G propone comunicar las antenas y los equipos usando ondas milimétricas, que tienen mayor frecuencia y por lo tanto llevan la información más rápido, explica Valentín Restrepo, ingeniero electrónico y docente de Microelectrónica de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Restrepo cuenta que esas ondas no alcanzan tanta distancia como las de baja o media frecuencia. Entonces para que en el país haya un Internet así de veloz habría que poner antenas que estén más cerca entre sí, y hacer una gran inversión en infraestructura.

“Algo así como 15 a 20 antenas por kilómetro cuadrado en entornos urbanos muy poblados, frente a las dos a cinco actuales”, aclara un informe de la consultora global McKinsey & Company publicado en 2018 sobre las redes de quinta generación.

Las ondas de energía conviviendo entre los seres humanos, aunque suene a clase de física, están mucho antes de que los celulares se pusieran de moda. Los radios que no faltaban en las casas y los televisores se comunicaban así, con ondas electromagnéticas que salen de las antenas, solo que eran de menor frecuencia. También se reciben en la luz del sol e incluso de algunos elementos que naturalmente son radiactivos, como el banano, según datos de 2017 de la Comisión de Regulación Nuclear de EE.UU. (USNRC).

Sus efectos pueden ir desde lo útil, como en las comunicaciones y las radiografías, hasta lo miedoso, como en la radiación que se ve en la serie de HBO Chernóbil.

Para entender el potencial efecto que puede tener la radiación en la salud de los seres humanos, es necesario revisar los tipos de ondas a los que se está expuesto y la frecuencia de estas.

Los problemas

Las ondas electromagnéticas que salen de los aparatos electrónicos y otros hacen parte del grupo de las no ionizantes, explica Restrepo. Esto quiere decir que no son capaces de generar cambios en estructuras atómicas. Del otro lado están las ionizantes, que sí pueden alterar moléculas y ahí se encuentran los rayos X, por ejemplo, y los rayos gamma, que se emiten cuando hay un accidente nuclear.

La toxicóloga clínica Katerine Rosado aclara que no hay una base científica para relacionar los síntomas de la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a estos campos. Sobre las ondas no ionizantes se han hecho numerosos estudios que concluyen que “aunque no deberíamos entrar en pánico, sí deberíamos ser cuidadosos porque hay unos posibles efectos en la salud”.

Apunta que las compañías telefónicas deberían advertir a sus usuarios de esa posibilidad y ser más insistentes en socializar las recomendaciones frente al riesgo potencial.Higiene en la exposiciónLa toxicóloga Katerine Rosado da una serie de recomendaciones basadas en la información de la Organización Mundial de la Salud y el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer:

• Usar el celular para conversaciones más cortas o para momentos en que un teléfono fijo no está disponible.

• Hablar con audífonos para poner más distancia entre el teléfono y la cabeza del usuario.

• Enviar mensajes de texto cuando sea posible y usar los teléfonos celulares en altavoz.

• Al hablar por celular procure sostenerlo a más 2,5 centímetros de separación de su cabeza.

• Evitar llevar el teléfono cerca de su cuerpo.

• Antes de ver películas o series en el dispositivo, descárguela y luego póngalo en “modo avión” para evitar exponerse a radiación innecesariamente.

• Manténgase atento a la fuerza con que entra la señal. Entre más débil sea la señal del celular, su teléfono se esfuerza más para funcionar y expide mucha más radiación.

• Evitar el uso de dispositivos inalámbricos en niños.

" class="prev-article">Previous article

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *